Aunque la original es la de Game Boy de Jonathan Dunn, por aquí nos marcó más esta de Commodore 64, más chicharrera y contundente.